La ley de adaptación de darwin se hace presente en una de las revoluciones más grande de la historia.
Uno de los temas más polémicos en los ámbitos económicos y empresariales, es sin duda la revolución digital, ya que esta misma genera muchos debates sobre el futuro del trabajo y muchos cambios constantemente sobre el estilo de vida de los usuarios y las estrategia y acciones que debemos tomar las empresas.

Algunos años atrás las empresas elegían sus medios de comunicación en base a sus preferencias o posibilidades, dejando muchas veces al usuario de lado, al llegar las plataformas digitales, con actividades de comercio, comunicación, información, prestación de servicios de educación, salud y gobierno, entre otras, se ha revolucionado al mundo, poniendo en manos del consumidor todo el poder de decisión.

Y es que el mundo digital se abierto camino para estar cada vez más presente en la vida personal y profesional de las personas, lo que nos obliga, como empresas a adaptarnos, teniendo muy presente la importancia de la comunicación con el cliente a través de canales que ellos sientan más accesibles y cercanos.
Y no solo eso, sino que deben estar a la vanguardia en tecnología para poder diseñar nuevos canales que nos acerquen a la sociedad.

El fenómeno digital ha cambiado numerosos procesos dentro de las empresas y su manera comunicar e informar, pero sobre todo de interactuar, y es este punto es el que le da un auténtico valor añadido a sus servicios, ya que saber gestionar de manera correcta las oportunidades y desafíos que supone la era digital para el crecimiento es de suma importancia.

Esta revolución da mucho de qué hablar, ya que no solo afecta la manera de entretenernos sino que afecta inclusive como recibimos la información. 

Diana Owen, profesora de la Universidad de Georgetown que lleva más de dos décadas estudiando cómo los nuevos medios de comunicación surgidos tras la aparición de internet han influido en las tácticas que utilizan los políticos para transmitir sus ideas y en sus estrategias electorales. Owen explicó cómo “los nuevos medios han expandido, y socavado a la vez, el papel tradicional de la prensa en una sociedad democrática. Han incrementado enormemente el potencial para que la información llegue incluso a los ciudadanos más desinteresados y han creado nuevas vías para que el público contacte con el gobierno”. Sin embargo, la unión de los nuevos medios con la sociedad, ha hecho que “el público tenga que esforzarse para distinguir la verdad de la ficción y para diferenciar lo que importa de lo intrascendente”. Esta situación se debe en gran medida a que “los editores de medios profesionales se han visto reemplazados por los medios sociales y los editores analíticos, cuya principal motivación consiste en atraer a los usuarios a los contenidos, independientemente de su valor informativo”.

¿Estamos las empresas al nivel de los consumidores? No se trata de ser los más grandes; sino de saber adaptarse a los cambios y no perder los trenes que el desarrollo tecnológico pone a nuestro alcance. Tenemos que saber responder a nuestros clientes de hoy y también del futuro