De acuerdo a la RAE el racismo es la exacerbación del sentido racial de un grupo étnico que suele motivar la discriminación o persecución de otro u otros con los que convive. Los estereotipos son pieza clave en la percepción global del marketing, siempre se acude a comportamientos estandarizados o socialmente aceptados para crear grupos de estudio. En las últimas décadas la palabra aspiracional ha definido los esfuerzos mercadológicos para atraer a los consumidores a las cajas registradoras, entendiendo por aspiracional la perpetua imagen de personajes rubios con genotipos europeos y la poca o nula aparición de personajes de color o con fisionomía fuera de los cánones establecidos por las revistas de moda. Las campañas publicitarias y las estrategias digitales de un gran número de marcas proyectan únicamente una visión “blanca” de los consumidores. 

“El ocaso de los dioses”

Mientras él zeitgeist global (re)evoluciona y la sociedad asume una postura crítica frente a marcas y productos que segregan y discriminan, mostrando un rechazo absoluto. El caso de Victorias Secret es una prueba irrefutable para las marcas de lo que puede suceder cuando no evolucionas tu comunicación de marca de acuerdo a los parámetros imperantes de inclusión. La caída de desgracia de esta firma es un reflejo de la imperante necesidad dentro de la comunicación y estrategias de marketing de pensar de manera global y sobre todo mostrar empatía con tus consumidores. Ya no basta tener el cast de modelos más hermosas del planeta, ni invertir millones en espectaculares, medios impresos o pautas digitales, si los valores de tu marca ponen en entredicho el derecho de las diferentes etnias o minorías a ser representadas o tratadas con dignidad, ten por seguro que la supervivencia de tu marca entrara en crisis.

La industria de la moda ha sido una de las más afectadas, las redes sociales es el escenario ideal para que los inconformes manifiesten sus opiniones de manera honesta e inmediata. El perfil de Instagram de Diet Prada ha exhibido de manera constante los comportamientos racistas, sexistas y discriminatorios de personajes de las mal altas jerarquías, desde Anna Wintour en Vogue hasta las firmas Celine o Saint Lauren.

Mientras se crea un consenso de prácticas incluyentes y campañas de publicidad que normalicen la diversidad como una estrategia creativa benéfica para las marcas, todos estamos aprendiendo mejores prácticas a través de ejemplos extremadamente insensibles como lo fueron las campañas de Sears, Hershey´s o Tecate. Si no sabes cuál fue su pecado de marketing, escucha nuestro podcast 51 ahora mismo y cuéntanos tus experiencias.