Lo que hace más de una década era considerado una estrategia poco usual, hoy se ha convertido en una de las estrategias más rentables dentro de las estrategias de marca. De acuerdo al sitio de BBVA España la joint venture es una asociación estratégica temporal (de corto, mediano o largo plazo) que se traduce como un negocio conjunto, una inversión conjunta o una “colaboración empresarial”.

Mientras este tipo de aventuras comerciales era común dentro de las marcas de una misma empresa, Pepsico siempre había practicado el crossmarketing entre sus refrescos y Sabritas por ejemplo, o las alianza entre Coca Cola y Bacardi por citar un caso en el que el binomio de la bebida alcohólica y el refresco se publicitaban en conjunto. Fue con la firma sueca H&M que las joint ventures alcanzaron nuevos nivele, al crear uno de los casos más famosos en su tipo al unir su firma masiva de fast fashion con los diseñadores más rutilantes del planeta moda como: Karl Lagerfeld, Versace o Margiela por mencionar algunos.

Fue justamente en este tipo de colaboraciones que Adidas encontró su fortaleza, y gracias a unir su marca a nombres como el de Kanye West, Pharrell Williams o Beyonce logro repuntar y posicionarse como la marca más cool dentro del universo deportivo/lifestyle. Si bien las joint venture se han diversificado tanto que son muchos modelos con la misma esencia todos pero aplicando variadas modalidades. Las más destacadas de acuerdo a economiatic.com son:

De proyectos: Poseen la finalidad de desarrollar un proyecto con una limitación de tiempo.

De inversión (BOT: Build/Operate/Transfer): Su objetivo está enfocado en crear una empresa dilatada en el tiempo que sea necesario para desarrollar una serie de actividades determinadas.

De tipo concentrativo: Una decisión asidua es la de centralizar en la nueva empresa resultante sus núcleos de negocio o elementos.

De coinversión: Está identificada por el aporte monetario o de bienes que aporta cada empresa. Su propósito es el de lograr mayores utilidades, aún más de las que pudiera alcanzar de manera individual. Ejemplos son la incorporación de nuevos mercados y economías de escala.